Soy una mala madre o la triste historia del chándal que era mopa

Chándal
Obsérvese lo precioso que es el súper chándal-mopa pese a las pelotillas que pueblan su geografía. Es que me encanta.

Parafraseando a la Pantoja, hoy quiero confesar… que soy una mala madre. Os cuento.

Hace unas semanas me hallaba yo en un mercadillo cuando vi unos chándals para niño a 6 euros que estaban bastante bonitos (que eso da lo mismo, porque como mi hijo es el más guapo del mundo mundial está hecho una monería con lo que le ponga, que de verdad que yo me lo comería y me taparía el culo pa’ no cagarlo).

Bueno, que le compré dos, en dos colores diferentes, pensando que para estar en casa arrastrándose por el suelo (mi hijo gatea) o maltratándolos en el parque, me irían de lujo y buenos eran a ese precio, oye.

Que sepáis también que tengo animales, se me está cayendo el pelo y la maternidad me está superando y no tengo tiempo de nada, con lo que mi casa está comida de mierda hasta el punto que a veces me encuentro alguna pelusa que no sé si barrerla o bien ponerle nombre, escolarizarla y darle amor; porque yo creo que eso tiene inteligencia y sentimientos.

En fin, que el primer día que le puse a mi hijo uno de los chándals en cuestión, resultó que es la prenda de un material que hace electricidad estática y atrae todos los pelos, pelusas y mierderío en general que eso es una cosa digna de ver: a los diez minutos de haberlo dejado en el suelo, mi hijo era una pelotilla andante con más biodiversidad encima que el Coto de Doñana.

El caso es que mi primera reacción fue en plan “ay, Dios, qué fastidio, si lo llego a saber, qué pena, con lo rebonicos que son los chándals y a ver ahora cuándo se los voy a poner”… pero la segunda reacción fue “¡qué coño, y lo bien que me ha dejado el pasillo! Si a esta edad lo suyo es inmunizarlo”.

chandal1
El mismo modelo del chándal-mopa mostrado en la primera foto, pero en otro color: detalle de las pelusas y pelos que se aferran a su tela, aun recién lavado

Y eso, que hay veces que me siento mala, mala, mala; pero también es maravilloso poner el roomba en el salón, al niño en el pasillo y yo adelantar por otro lado faena en la cocina.

Total, criaturita mía, él está súper entretenido y de paso está acolchado por si intenta levantarse y se me cae…

8 comentarios sobre “Soy una mala madre o la triste historia del chándal que era mopa

    1. Fíjate si yo aspiro a poco que con no tener que aspirar me conformo, jejeje (ojo a mi súper juego de palabras). Si me limpia la casa, yo contenta y que se forre el señor que los vende. Muchas gracias por comentar, María. Un abrazote

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s